Cómo gestionar un e-commerce. El de tu abuela

Así. Como lo oyes. Hoy voy a contarte como convencer a tu abuela de crear un e-commerce. Siempre y cuando entendamos como “abuela” a ese cliente, jefe, familiar, etc. Que no tiene ni idea de qué va esto de vender por internet y además tampoco quiere aprender.

Háblale en términos que él entienda:

A los clientes o a tu jefe, muchas veces tienes que tratarlos como a tu abuela. No tienes que convencerlos de que sabes mucho sobre vender por internet o crear un e-commerce. Si ha acudido a ti es porque confía en que seas capaz de ayudarles. No te pongas a explicarles que vas a ser capaz de aumentar su ROI un 10%, que la tasa de conversión está situada en torno al 7% o que la tasa de abandono en el último punto del funnel de conversión es del 30%. Todo esto no lo va a entender y va a empezar a desconfiar.

En cambio, como he dicho antes, tienes que hablarle en términos que entiendan. ¿Y de que es de lo que entiende todo el mundo? Pues de dinero. Sobre todo, del dinero que va a ganar. Si todavía no podemos hablar de dinero porque el proyecto está despegando, háblale de clientes, de cantidad de visitas que va a recibir en su web y que gracias a tus conocimientos vas a transformar en clientes que se gasten dinero.

ECP:

Estudia, Concentra y Potencia. Estas son las tres tareas en las que debes concentrarte a la hora de abordar un proyecto nuevo. Estúdiate el negocio al pie de la letra. Debes conocerlo desde cómo se toman las decisiones, qué se hace con un cliente insatisfecho hasta quien es el proveedor de papel higiénico. Todo. Ello te dará una visión más profunda que hará que las decisiones que tomes a la hora de implantar un e-commerce sean más acertadas, estén mejor fundamentadas y tengas que rectificar lo menos posible. Además de que tu cliente/jefe verá que estás comprometido con la “causa”.

Una vez te conoces al dedillo el negocio y el sector sobre el que vas a trabajar, debes concentrar todo ese conocimiento en una propuesta de valor. Me explico. Una vez que ya conoces la empresa, el sector y el producto debes escoger un aspecto del producto o el negocio que lo haga diferenciarse de los demás.

Y por último potenciar esa propuesta de valor basando parte de tu estrategia de comunicación en ella. Esto no es nada nuevo, simplemente potenciar aquello en lo que eres bueno o tienes de diferente a la competencia y ponerlo en valor.

Toda esta explicación, a la hora de exponérsela a tu cliente/jefe, es tan sencillo como decirle: “vamos a centrarnos en potenciar este aspecto del negocio y a ponerlo en valor de esta manera”

Informa, pero no atosigues:

Fácil ¿no? Que va, para nada. Muchas veces nos entran dudas sobre la frecuencia de comunicación con nuestro cliente/jefe. Lo primero que debemos tener en cuenta es que no somos el único tema del que está pendiente. Seguramente tenga entre manos mil cosas de las que no conocemos o no participamos. Una vez tenido esto en cuenta, lo mejor es dejar claro desde el principio cuando y como nos vamos a comunicar con él. “Cada dos semanas vas a recibir un informe sobre X, donde podrás ver Y, Z y W y te llegará de esta forma”. Así él sabrá el cuando y el como en todo momento, sintiéndose atendido, pero no agobiado.

No tomes decisiones, pero da soluciones:

Llegará un momento en el que se tengan que tomar decisiones “sensibles” que, como gestor de un e-commerce no podrás tomar porque implican otras áreas del negocio que no te competen. En ese momento lo ideal es que hagas saber la necesidad de tomar esa decisión a quien o quienes deban tomarla, pero aportando una solución o recomendando una decisión basada en tu experiencia y conocimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *