);

España Global, esto es lo que nos merecemos

España Global, es la nueva “marca España” y según el ministerio de asuntos exteriores, es lo que nos merecemos. Sé que la noticia a la que hace referencia este post es de hace tiempo, pero sinceramente, no me sentía con ganas de escribir sobre ella en su momento y ahora sabrás porqué.

En España existe muchísimo talento, y más si hablamos sobre diseño, gestión de marca o branding. El conglomerado de agencias de todo tipo asentadas es nuestro país es muy diverso, con sus pros y sus contras, pero con una dedicación y una profesionalidad incuestionables. Te podrán gustar o encajar más o menos sus diseños, propuestas o acciones, pero de lo que no cabe duda es de que aportan un gran valor al tejido empresarial español.

Pues parece que el ministerio de asuntos exteriores no es consciente de lo que acabo de decir. En su intento, creemos, de mejorar la imagen internacional de España y sus habitantes, de su cultura, historia, avances tecnológicos, etc. Ha creído conveniente que, con un logo, un cambio de nombre y tres párrafos justificándolo, llenos de humo y clichés, hace justicia al enorme talento que reside en este país y a lo que podemos aportar al mundo.

Cualquier país con un mínimo de compromiso para con la imagen que proyecta, diseña y ejecuta un plan de reestructuración de marca, acudiendo a profesionales del sector para que, por lo menos, asesoren durante todo el proceso. Este no es nuestro caso. En nuestro caso, el ministerio de exterior, tuvo a bien, en dejar esta importantísima labor en la manos de una freelance que lo hizo gratuita y voluntariamente. Obviamente, si la chica no quiere cobrar por su trabajo no le vamos a meter el dinero en la cuenta a la fuerza, pero no lo vamos diciendo por ahí. Con esto, el único mensaje claro que mandas es: – El branding y la gestión de marca de tu empresa te la puede hacer tu sobrino, que se ha hecho un curso de redes sociales de 10h y está todo el día con el móvil –

Dejando atrás este asunto y entrando a valorar la ejecución del diseño, tan solo puedo decir una palabra: Mediocre.

Un diseño vacío, que no dice nada. Justificado con mucho humo, humo fabricado a base de quemar clichés del S. XIX tipo tradición vanguardista y café para todos. Un despropósito. Despropósito resultado de haber dedicado cero inversión en personas, tiempo y dinero. Recursos básicos a la hora de abordar un proyecto de esta envergadura e importancia.

En fin, otra oportunidad perdida, otro desplante más a un sector ya maltratado por muchos. ¿De verdad es esto lo que nos merecemos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *