Universität Duisburg – Essen

 

Al principio, llegué un poco abrumado, pero rápidamente me adapté a la burocracia alemana. Velozmente, y tras comprobar que la mayoría de mis clases iban a ser en alemán, decidí  apuntarme a clases y aprender el idioma de Nietzsche.

El irme a vivir una temporada a Alemania no me impidió disfrutar de otra de mis aficiones, el fútbol. Otra de las primeras cosas que hice cuando llegué fue apuntarme al equipo de fútbol sala de la universidad.

De mi experiencia erasmus me quedo con la certeza de haber sido capaz de enfrentarme a la experiencia de vivir en otro país, con otro idioma, otra cultura, yo solo. Además de los últimos créditos de mi carrera, me llevo el haber aprendido un idioma más y la amplitud de miras que esta experiencia me ha aportado.